¿Donde se encuentran las células madres?

Existen tres fuentes principales:                                               

Células Madre Embrionarias, que son obtenidas de un embrión durante los primeros días de desarrollo. Tienen una gran capacidad de división y diferenciación, pero su uso tiene fuertes reparos éticos y religiosos, pues se debe destruir el embrión para obtenerlas.

Células Madres Adultas, generalmente obtenidas de la médula ósea, o de la sangre, mediante un procedimiento especial. Los trasplantes de médula ósea han sido utilizados hace muchos años en el tratamiento de enfermedades hematológicas graves o mortales cuando se logra ubicar a un donante compatible. Estas células madre cuando son retiradas de la médula ósea del mismo paciente (autólogas), y que luego de un proceso de purificación y concentración, se vuelven a colocar dentro del paciente, no tiene problemas éticos ni de rechazo, ya que es su misma sangre purificada que vuelve a inyectarse.

Las Células Madre del cordón umbilical
: son obtenidas del cordón y la placenta, normalmente descartadas después del parto. Su origen, por lo tanto está libre de controversias éticas (la investigación en estas células y en las adultas ha sido decididamente apoyada por las religiones). La preservación de estas células a – 196º C puede mantenerlas viables y útiles durante muchísimos años. Su utilización no tiene problemas de rechazo cuando son empleadas en el niño, puesto que son sus propias células, y tienen una alto índice de ser compatibles con sus familiares directos.